30 de enero de 2016

La Plata-El Pedregal, 22 de enero 2016

La Plata es un pequeño pueblo del Departamento del Huila  en la ruta que comunica los llanos altos con el valle del Cauca, desde aquí se asciende desde los 1000 msnm hasta unos 1800 msnm en Popayán. La distancia que separa esta población de Popayán es de 145 kilómetros. Hoy haré esta ruta esperando llegar hasta Pasto o un poco más allá de ser posible.

Salí del hotel temprano, esta es una de las diferencias al viajar solo, los horarios no se discuten ni se organizan, te levantas te alistas y sales a la hora que sea. Hay dos rutas que llevan de La Plata a Popayán, la ruta 26 que lleva por Inzá y la ruta 24 que lleva por Santa Leticia. Ayer estuve averiguando y según los lugareños la mejor vía es por Inzá, es la que menos carretera de tierra tiene y además es la más corta. Donde fuereis haced lo que viereis, así reza un dicho popular y eso es sabiduría. A las 7 de la mañana ya había puesto gasolina y estaba iniciando mi viaje rumbo a Pasto pasando por Popayán. Los primeros kilómetros espectaculares, el sol saliendo por entre los picos, las haciendas, el ganado, bonita tierras cultivadas. Por momentos hasta venia tarareando una que otra canción del maestro Simón Diaz inspiradas en los llanos venezolanos. Por momentos era  “lucero de la mañana, préstame tu claridad para alumbrarle los pasos a mi amante que se va”  y en otros momentos venia cantando “cuando el amor llega de esta manera, uno no se da cuenta, el carutal reverdece y el guamachito florece y la soga se revienta”, así venia cuando de repente salí de mi sueño al caer en el primer hueco de la vía que se transformo en tierra. Ya me habían advertido que parte de la vía era lastrada o de tierra, pero la verdad que no me esperaba esto. Para resumirlo, de los 145 kilómetros de distancia hasta Popayán, 65 son de lastre y de estos más de la mitad son bien pesados, polvorientos y complicados, tanto que al rato de andar en tierra decidí sacarle aire a las llantas para suavizar el andar y mejorar el desempeño de las llantas en este tipo de terreno. Tramos de tierra, tramos de concreto y tramos de asfalto, así se intercambiaba el tipo de carretera hasta llegar a la parte alta de la montaña y comienza el descenso hasta Popayán. En la parte alta se llega al páramo y en el está presente el Frailejón, planta emblemática de estas latitudes y alturas, muy características de los Andes en Venezuela y que solo se encuentran en Ecuador, Colombia y Venezuela. Un bonito paisaje para dejar atrás el polvo del camino. Me tomo 5 horas hacer los primero 150 kilómetros hasta las afueras de Popayán. De aquí se toma vía al Bordo, otra carretera bien pesada pero esta es asfaltada. Esta vía la he hecho  en varias oportunidades y me gusta mucho por sus curvas pero hay que tener cuidado con el tráfico pesado. Igualmente hay que tener cuidado con el último tramo antes de llegar a Chachanguí previo a Pasto, la carpeta asfáltica está muy deteriorada y hay muchos huecos en la vía.

Pase a buena hora por Pasto por lo que decidí seguir un poco más adelante pero sin llegar a la frontera, me conozco, si llego ya no voy a parar hasta Quito así tenga que manejar de noche.

Hoy descubrí que si soy multi tasking, manejar con los problemas de cambio, ahora el problema no solo es cuando cambio las marchas hacia abajo también cuando subo las marchas, es complicado pero lo hice. La verdad que entre el lastrado y los problemas de cambio me las vi feas en la mañana. Esto se parece a caminar y mascar chicle, hay que concentrarse para no caerse o morderse la lengua, jajajajajajajaja.

Al final del día fueron 454 kilómetros y llegue a El Pedregal, un pequeño poblado de carretera a las 5,15 de la tarde, aquí me quedo a descansar. Desde El Pedregal a Ipiales son apenas 40 kilómetros, mañana en la mañana estoy en Ecuador y en la tarde en casa con el favor de Dios.

Antes de salir del hotel en La Plata



De cuando era feliz sin saber lo que se venia
Llego la tierra, a tragar polvo
Bajando la presión en la llantas, es mejor así


Creo que hoy me gradué en manejo sobre caminos malos
Por lo general me limpio la garganta del polvo con una cerveza, hoy fue con un caldo de costilla. Del frutas
En Inzá mientras me desayunaba con el caldo de costillas


Salí de la tierra y llegue al páramo, casa del frailejón
Unos colegas con problemas en la vía entre Popayán y el Bordo, les preste el compresor de aire
La burra bajo la sombra para comerme unas costillas de bufala mientras los panas arreglan la llanta
Recorrido del día
Ruta del día

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario o consulta, pronto te respondo.